exfoliantes naturales y caseros para la cara

Cómo hacer exfoliantes naturales y caseros para la cara

Exfoliar la piel del rostro es muy importante para eliminar todas las células muertas, los puntos negros y realizar una limpieza profunda que permita descubrir una piel mucho más luminosa y libre de imperfecciones.

Pero los productos con los que nos podemos encontrar en los supermercados o droguerías suelen ser muy poco naturales, como bien dice MedinePlus, el cuidado de la piel es super importante a corto y largo plazo. Además, el precio suele hacer que nos decantemos por aquellos que son de baja calidad. Por ese motivo, hoy descubrirás cómo hacer exfoliantes naturales y caseros para la cara.

¿Cuándo exfoliarse la piel?

La exfoliación de la piel debía realizarse cada quince días. Sin embargo, si tenemos la piel muy bien, podemos hacer esto una vez al mes. Normalmente, es mejor llevar a cabo este tratamiento de belleza durante la noche para que la piel descanse y pueda repararse tras la exfoliación.

No obstante, si por algún motivo nos es necesario exfoliarnos por la mañana o durante otro momento del día, no nos olvidemos de aplicar una buena hidratante después y un protector solar con factor 50. De esta forma, protegeremos la piel al máximo.

Exfoliantes naturales y caseros

Seguro que nunca nos habíamos dado cuenta, pero a nuestro alrededor tenemos una gran cantidad de ingredientes naturales y caseros que nos ayudarán a exfoliar la piel de forma poco agresiva, pero eficaz. Veamos algunos de ellos.

Azúcar y miel

miel y azucar para exfoliante

El azúcar y la miel son un básico para realizar una exfoliación profunda de la piel. Es ideal si tenemos la piel grasa, con bastantes puntos negros o, también, si contamos con una piel mixta. Eso sí, en este último caso tan solo deberemos exfoliar la piel en la zona T del rostro. Veamos qué es lo que debemos hacer para preparar este exfoliante natural y casero.

  • En una taza agregaremos una cucharada sopera de azúcar.
  • Después, añadiremos un poco de miel hasta lograr formar una masa.
  • Si es muy compacta, podemos agregar un poco de agua.
  • Aplicaremos con suavidad en las zonas que queremos tratar (nariz, mentón, frente…).
  • Después, nos lavaremos la cara con agua y aplicaremos una hidratante.

Este primer exfoliante casero es muy fácil de hacer. Es económico, rápido y nos permitirá disfrutar de una piel suave, luminosa y libre de imperfecciones. Hay que tener mucho cuidado en aplicarlo en zonas secas, como las mejillas si tenemos la piel mixta. Podemos irritar la piel y provocar que se descame.

En el caso de que no tengamos azúcar, podemos añadirle a la miel sal. Este componente también funcionará como un exfoliante arrastrando toda la suciedad que pueda haberse acumulado en los poros de nuestra piel.

Leche y avena

leche y avena para exfoliantes

Este es un exfoliante muy nutritivo y suave apto para las pieles más sensibles. Al contrario que el exfoliante anterior, que puede resultar un poco agresivo para los cutis más delicados, este es adecuado para todo tipo de pieles. Para poder elaborarlo es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Cogeremos una media taza de avena molida y le agregaremos 2 cucharadas de leche.
  • Lo mezclaremos y, si queda muy espeso, añadiremos un poco de agua.
  • Dejaremos reposar la mezcla un minuto antes de aplicarla.
  • Con un suave masaje, incidiremos en la zona de la nariz, la frente y el mentón.
  • Después, la retiraremos con agua tibia.

En el caso de que no tengamos avena, podemos utilizar granola, aunque es importante machacarla muy bien para que los trozos no sean excesivamente grandes y nos hagan daño. Este exfoliante lo podemos usar, también, para la piel del cuello e, incluso, del escote.

Arroz y coco

El último de los exfoliantes naturales y caseros para la cara que vamos a ver hoy se puede elaborar con arroz y coco. Dos ingredientes que muchos de nosotros tenemos en nuestra cocina y que no nos resultará difícil encontrar en cualquier supermercado si no contamos con ellos ahora mismo. Para elaborar este exfoliantes necesitamos:

  • Llenar medio vaso de arroz triturado y agregarle 2 cucharadas de agua.
  • Añadir entre 4 y 5 gotas de aceite de coco.
  • Aplicar mediante masajes circulares sobre el rostro.
  • Retirar con agua.

Es muy importante que convirtamos el arroz en polvo fino. Esto lo podemos conseguir utilizando una licuadora. Si no realizamos este paso, el exfoliante no va a ser efectivo y, además, podemos hacerle daño a nuestra piel debido al grosor de los granos.

Cómo exfoliar la piel con café

El café también puede funcionar como un excelente exfoliante de la piel de la cara. Podemos añadirlo a la miel, por ejemplo, pero un truco para aprovechar cualquier limpiador facial que tengamos a punto de acabar es añadirle café. Porque ¿cuántos botes tenemos semiacabados, pero como tienen poco producto al final dejamos que se vayan acumulando?

Pues una buena manera de evitar esto, tanto si tenemos un gel limpiador, una leche limpiadora o cualquier otro producto para limpiar el rostro es añadirle café. De esta manera, obtendremos un exfoliante que nos dejará la piel lista para posteriores tratamientos de hidratación. Además, de disfrutar de una piel mucho más luminosa.

¿Alguna vez has utilizado alguno de estos exfoliantes naturales y caseros para la cara? Te animamos a probarlos porque no solo te permitirán ahorrar dinero, sino mimar tu piel con productos completamente naturales. Si te exfolias la piel con regularidad esta estará mucho mejor. Sin tantas imperfecciones y sin ese tono apagado que, a veces, predomina en ella.

 

Leave a Reply